[Podcast] Trece Razones para ver

Por: Nelson Guillermo García Gaitán.

[Podcast] Trece Razones para ver

Foto: El Sonajero

La trama de la vida real es más compleja y menos fácil de resolver que la que se presenta en las historias de televisión, pero estas historias de ficción a veces explican aquellas razones por las cuáles algunas decisiones en esa vida real no son comprensibles y siempre serán cuestionables y dolorosas, esas razones que nos invitan a reflexionar en los escenarios reales para que esos hechos solo sucedan en la pantalla y no en lo posible en el seno de las familias; una de esas tramas fuertes es el suicidio y la serie 13 Razones Porqué, en su versión en español que se puede ver en sus tres temporadas en Netflix aborda el tema directamente y sin censuras por así decirlo.

 

Hace apenas unos días los colombianos y en particular el mundo universitario bogotano se sorprendió con la noticia que un joven decidió quitarse la vida de manera trágica y hasta entonces inexplicable,  en uno de los epicentros de su  vida universitaria, cada vez que un joven, adolescente o cualquier persona decide tomar ese camino a la muerte, las razones que se esgrimen parecen no encontrar lógica al acto como tal.

 

La muerte es entendida en general como el final de una historia real, y esta debería suceder en la vejez y por circunstancias naturales en lo posible, y así la ausencia y su impacto sería más fácil de asimilar, pero cuando la muerte se presenta en la juventud las frases comunes como “aún tenía tanto por vivir”, aparecen como la misma resignación al hecho, y bueno el duelo permitirá asimilar la muerte joven, si esta sucede accidental o naturalmente, pero cuando es autodeterminada como en el caso del suicidio, preferimos apartarnos, esperar que no nos toque de cerca y mejor verla en el cine o la televisión que al interior de nuestras propias historias, por eso esta serie de televisión y estos temas deben ser abordados y sus historias contadas para entender sus causas y quizá algún día aceptarlas.

 

En 13 razones porqué  la vida de Hannah Baker, es narrada por ella misma a través de sus audios como testimonio de los motivos que probablemente la llevaron al suicidio, sus amigos, sus enemigos, pero sobretodo sus familiares en la historia de ficción encontrarán probablemente un alivio, una razón lógica, un culpable, una verdad oculta, una evidencia, una justificación que de alguna manera explique lo irracional del acto y conduzca al perdón y a la resignación, a veces, como en la historia el contexto escolar, los amigos, la autoestima, la violencia en sus diferentes manifestaciones, la misma familia sin pensarlo ni quererlo, pueden ser la chispa que detona el final y aceptarlo y asumirlo nunca es fácil, pero cuando estas historias suceden en la televisión los televidentes apenas son testigos, que capítulo tras capítulo van encontrando sus razones y asumiendo su juicio de valor, pero cuando el hecho es real, ninguna razón es válida y la culpa aparece como en los padres y mejor amigo de Hannah en la serie, ojalá estas sólo fueran historias de ficción.

 

Para quienes no han vivido el suicidio de cerca, como quien les escribe, esta serie puede ser una ventana para comprender quizá los motivos que en lo real han llevado a personas como Jhonnier  David Colorado,  Sergio David Urrego, y otros muchos nombres que pueden ser o no conocidos de quien lee o escucha esta columna, como María, Pedro, Juanita, Ricardo, Camila, Juan, y una larga lista de vidas que han decidido poner fin a su historia ejecutando su propia forma de morir, y puede representar también un alivio para sus conocidos y seres queridos que han quedado vivos con el dolor del recuerdo y con la resignación de cada hecho real; así la televisión una vez más puede darnos trece razones para ver, pero sobre todo para vivir.

 

Lo más reciente